Desahucio por impago de alquiler

Realizar el pago de la renta es la principal obligación de cualquier arrendatario y, si no lo hace, es posible recurrir a un desahucio por impago de alquiler. Este impago del alquiler supone un incumplimiento sustancial del contrato de arrendamiento y da derecho al arrendador a realizar las siguientes acciones:

  • Resolver el contrato
  • Exigir el pago de las rentas atrasadas con intereses
  • Recuperar la vivienda desalojando al inquilino moroso

Los incumplimientos más graves son aquellos en los que el inquilino decide dejar de pagar el alquiler, pero sigue habitando la vivienda. Hay muchos abogados especializados en el procedimiento de desahucio por el impago del alquiler, siendo el que conduce al desalojo en estos casos.

Procedimiento de desahucio por impago del alquiler

Cuando un inquilino deja de pagar el alquiler y quieres recuperar la vivienda encontramos dos opciones:

  1. Solicitar al inquilino formalmente que abandone la casa.
  2. Acudir a sede judicial en el caso de ser desatendidos.

Hay varias situaciones en las que nos interesa ejercitar una acción de desahucio. El elemento común en todas es que el inquilino sigue habitando la vivienda a pesar de no tener derecho a ello. De esta forma, se procede al desahucio cuando hay okupas en la vivienda o cuando se ha expirado el contrato por impago.

El procedimiento que hay que seguir en cada caso no es totalmente idéntico. No obstante, en todas estas situaciones vamos a necesitar la asistencia de un abogado especialista en desahucios.

Cómo podemos recuperar nuestra vivienda si no nos pagan el alquiler

En el Artículo 27 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, en su apartado 2 nos dice que podemos resolver el contrato de pleno derecho por impago del alquiler. Tendremos que comunicar esta decisión a nuestro inquilino, solicitándole que abandone el edificio.

En el caso de que el inquilino decida no irse, podemos recurrir al procedimiento de desahucio que se contempla en el artículo 440.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC). Hay que mencionar que nuestro ordenamiento jurídico rechaza la vía de hecho.

Vía de hechoquiere decir que no podemos echar por la fuerza al ocupante de la vivienda, ya que podríamos terminar denunciados por coacciones.

Proceso de desahucio

Cuando vayamos a realizar una acción de desahucio también podemos pedir que se nos paguen las rentas debidas. De igual forma, el Letrado de la Administración de Justicia requerirá esto a nuestro inquilino mediante decreto, ofreciendo tres opciones:

  1. Abandonar el domicilio y abonar las rentas que se deben. La Ley de Enjuiciamiento Civil permite perdonar las rentas debidas a cambio de abandonar la vivienda en el plazo que se estime oportuno. Se tendrá que conceder 15 días al menos desde que se notifique la demanda. Por otro lado, si el inquilino decide abandonar la vivienda sin que se le haya notificado esta opción, será posible seguir reclamando las deudas debidas.

  2. Enervar la acción, pagando lo debido. La enervación significa el pago de las rentas para evitar el desahucio. Es una opción que solo se puede utilizar en una ocasión. Siendo así, la próxima vez que se produzca un impago y presentemos una demanda de desahucio, esta acción no se podrá llevar a cabo.

  3. Oponerse a nuestra demanda. Para ello el inquilino tiene que demostrar que sí ha pagado las rentas que se le reclaman. Esta es la opción menos común.

El inquilino tiene que decidirse por una de estas vías en un plazo máximo de 10 días.

Conclusión del desahucio por impago de alquiler

Desde ese momento se contemplarán estas tres vías de acción:

  • Que el inquilino decida abandonar el piso. Dándose este caso se puede dejar sin efecto la diligencia de lanzamiento. No obstante, lo que resulta más interesante es instar el mantenimiento. De esta forma conseguiremos un acta sobre el estado en el que se encuentra la vivienda, con lo que podremos realizar reclamaciones para llevar a cabo las reparaciones oportunas.

  • La celebración de la vista. Cuando hablamos de la vista nos estamos refiriendo al juicio en el que tu abogado y el de tu inquilino tienen que defender tus intereses. Suele ser una vía de acción poco frecuente en el caso de los impagos de alquiler (salvo enervación), ya que el inquilino tendría que demostrar que realizó los pagos en tiempo y forma.

  • El lanzamiento del inquilino. Por “lanzamiento” nos referimos al desalojo que se produce con la asistencia de la policía. En el día y la hora que se especifiquen, podrás acudir a tu casa acompañado por personal del juzgado y la policía judicial. Ellos se encargarán de sacar al inquilino moroso de tu vivienda y levantarán un acta sobre el estado en el que se encuentra.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperar la vivienda?

El tiempo para el desahucio dependerá de la carga de trabajo que tenga el juzgado. La legislación ha tratado de agilizar estos procesos mediante el desahucio express, pero todavía hay que esperar varios meses desde el momento en el que se presenta la demanda.

Existen una serie de formas de entorpecer este procedimiento. Por ejemplo, el inquilino se podría oponer a la demanda y solicitar un abogado de oficio. Si se realizan las acciones adecuadas nos podríamos encontrar en una situación con una espera de hasta 6 o 7 meses.

No obstante, en un desahucio por impago de alquiler no se duele producir la oposición del inquilino deudor salvo para enervar la acción.

Si quieres resolver esta situación lo más rápido posible, lo mejor es que contrates los servicios de una empresa de desokupación como Stop Okupación. Estamos especializados en la gestión de desahucios por impago de alquiler.

Ponte en contacto con nosotros si necesitas más información sobre nuestros servicios.

Tabla de contenido

Suscríbete a nuestra newsletter

y conoce nuestros casos de éxito

Desocupa tu casa fácil y rápido

Nuestro equipo se encuentra en continua formación en técnicas de mediación con okupas, psicología y normativa legal para ofrecerte el servicio de desokupación más actualizado.

O llámanos al
910 312 524 / 621 292 512

Desokupa tu casa

Con la empresa de desokupación

de España